Un boeing 777

Chair Car, Edward Hopper

¿Nunca has pensado en la posibilidad de reiniciarte, de empezar de nuevo, de cero, en otro tiempo y otro lugar?

María dejó de leer la entrada en ese blog que definía de forma fiel y exacta un pensamiento que le venía atormentando en los últimos meses.

Empezar de nuevo. De cero. En otro sitio. Porque la vida que llevaba marcaba un camino del que no podía salir y el futuro, inevitable, parecía consecuencia de una serie de decisiones que no debió haber tomado o sí. Volver a empezar. De cero. O no de cero, porque sabía ya lo que no quería hacer, conocía los errores que le habían llevado a un mundo sin sorpresas ni posibilidades. Ser una hormiga más. La tiranía de las castas invisibles. De cero más uno: lo que no quiero ser.

Tomás cerró el blog después de definir nuevos parámetros de privacidad. Ya tenía un volumen de seguidores lo suficientemente grande para llevar a cabo su plan. Si yo quiero desaparecer. Y tú. Y tú. Y él. Si queremos empezar de nuevo, de cero, con nuevas oportunidades.

¿Como comunidad o de forma individual? Esa fue una de las primeras dudas que hubo que resolver. De forma individual. Construir una comunidad implicaba encontrar 237 personas que, además de querer desvanecerse, debían querer volver a empezar juntos.

De forma individual. Una misma voluntad: desaparecer. Una ciudad de partida. Un vehículo que no deje rastro. Un lugar de llegada. No conocer a los demás. Ni sus nombres de cuna ni los nombres que tendrán. No saber de sus trabajos ni aficiones. No dejar huella ni siquiera en la memoria de los compañeros del último viaje. O del primero.

Hubo que hacerlo con tiempo. Con el tiempo suficiente de comprar todos los billetes de un mismo avión, que él mismo pilotaría.

¿Nunca has pensado en la posibilidad de reiniciarte, de empezar de nuevo, de cero, en otro tiempo y otro lugar?

María recordaba, en el autobús de camino al aeropuerto, la tarde que leyó la frase que le cambiaría la vida. Tenía su billete en el bolsillo. Suficientes pequeños asuntos pendientes para no generar sospechas. Ningún gran asunto pendiente que perpetuara su incómodo recuerdo en un entorno que no tardará en olvidarla.

No es que no quisiera a su mujer. Y a sus hijas. Objetivamente no se podía quejar: un buen trabajo, un buen coche, una familia de portada de revista, unos padres sanos y alegres y una gran relación fraternal. Pero Ricardo se ahogaba allí. Había seguido de forma tan milimétrica el camino que le habían marcado desde su infancia que no sabía dónde estaba él en mitad de aquella historia. Su vida era perfecta, pero tenía un fallo: no era su vida. Quizá empezar de cero significaba renunciar para siempre al confort y la felicidad sin sobresaltos a la que estaba acostumbrado, pero su alma no le daba más opción que abandonar el mundo que conocía.

Nadie volvería atrás. Era el compromiso que les protegía, que garantizaba que nunca nadie se descubriría, que nadie contaría qué pasó. Empezar de nuevo, de cero, en otro tiempo y otro lugar.

238 personas que no se conocían entre sí subieron a bordo del Boeing 777 del que se perdió la pista una hora y media después de despegar.

El cuadro, “Chair car” de Edward Hopper.
Una canción,City of Angels (from “Dallas Buyers Club)” en la versión de L’Orchestra Cinematique

*** No he visto Lost. Lo bueno de la realidad es que esconde un sinfin de posibilidades. Barajando con alguna de ellas sobre el desaparecido avión malasio tuiteé “¿Se imaginan que lo del avión malasio fuese un grupo de gente que estuviera de acuerdo en desaparecer para empezar de nuevo en otro sitio?” Y de ahí nació este cuento. Con todos mis respetos a las familias desesperadas del avión desaparecido. Este texto no es más que una fantasía que nace a partir de una de esas posibilidades nada probables que nos ofrece el lenguaje pero no la realidad. ***

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s