El tiempo, imparable

Se caló el sombrero, se aseguró de llevar bien abrochada la gabardina y comenzó a caminar tan deprisa como el pertinaz viento que soplaba de frente le permitía. Dobló la esquina de su pasado, cruzó la calle de su memoria, tomó café con sus recuerdos y almorzó con lo que habría sido de él. Cuando llegó la hora de la cena, eligió el menú entre las cartas de su primer amor. Y del último. En el museo de los Horrores se exponían sus errores tan bien caracterizados, que parecían reales. Se cruzó con algún acierto al salir. 
Al final del día se instaló en un banco del parque a ver, entre las palomas, qué sería de él aquí y ahora.
El cuadro, “Early Sunday” de Edward Hopper
Una canciónDig, ‘A dog & bone story’ de Jerry Fish & The Mudbug Club 
El título, “el tiempo, imparable” está extraído de una canción del primer disco de Ismael Serrano, “Dónde estarás” “el tiempo, imparable, plateará nuestras sienes y hará de nuestro recuerdo cenizas y humo”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s