Silencio

(siete)

Susurran en silencio por el suelo del piso las eses que se escaparon del último sonido. Retumba un pitido recordando que aún se aloja en el pabellón auricular lo que antes salió de unos labios, de tus labios. Más allá, las hojas meciéndose, un riego nocturno, los insectos que empiezan a nacer y el camión de la basura que se acercará dentro de pocos minutos al portal que no recordaré.

Una ciudad subida a un pentagrama que se exhibe ajada y hastiada intentando mantener la compostura y desear el final al mismo tiempo. Adelanta el reloj de arena que se empeña en ser fiel a su trabajo mientras las secuencias y sus ausencias se repiten una y otra vez.

No te quedes ahí. Acompáñame. Acompáñame en este viaje que sólo es viaje contigo mientras me ayudo a romper barreras, mientras te ayudo a romper fronteras, mientras paseamos descalzos por el medio de la Puerta de Alcalá.

Decidir. Elegir. Luchar. Nadar. Nadar contracorriente o con el mar a favor mientras una ambulancia anuncia con su pitido que echa marcha atrás en lo que no hay marcha atrás. Sube, corre, mira. Corre. Corre. Siempre hacia adelante. Mucho por ver. Mucho por descubrir y un paisaje al que ya se le caen las hojas, caducas de tanto estar.  Unos dedos que se escurren y una última mirada atrás. Decidir. Elegir. Luchar.

Un manojo de ramas secas de rosal se enredó en lo más profundo de su garganta y las palabras ya nunca volvieron a brotar. Silencio.

El cuadro, de Ernst Ludwig Kirchner
Una canción, “The Promise” de Bruce Springsteen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s