Respira

Hay cosas que nos mantendrán unidos para siempre. Como haber presenciado un asesinato. Como nuestra fuga al concierto de Franz Ferdinand. Como elegirme. Y elegirte.

Hay cosas que nos mantendrán unidos para siempre y, de forma irremediable, cuando pienses en ellas, apareceré yo detrás en tu mente. ¿Y en tu vida?

Hoy vamos a sacar los cubos de colores, las estrellas fugaces, un tenedor de plástico y las agujas de punto para tricotar placeres: amar, andar, soñar. Tu piel, que tiende a rosa y a melocotón, que sabe a verde y azul, que huele a miel y a té. A ti.

Nos perdimos por el bosque cubierto de hojas y ojos disfrazados de Spiderman y Wonderwoman. Deberíamos habernos quitado la ropa por el camino, sustituir lo que no somos por lo que podríamos haber sido, gozar de la lluvia templada sobre los cuerpos crudos aún. Deberíamos haber entrado sin temor a salir. Y salir sin mirar la puerta. Jugar con una pluma sobre la almohada. La respiración, profunda; la mirada, quieta. Un microsegundo antes del ahora, cuando sólo un camino es posible y lo evidente se vuelve inminente.

Un remolino y la corriente que arrastra mar adentro los nervios y las mariposas.  Con la mano derecha asimos el muelle que nos mantiene en puerto. Tu Cantábrico, mi Mediterráneo.

Respira. Huele la noche a frío de verano, a brizna dormida, a animal en celo. Respira.

El cuadro, “Lovers” de Marc Chagall
Una canción, “Departure” de Mt. Desolation

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s