Maite y Julián

Querida Maite:

Espero que al recibo de la presente te encuentres bien. Te escribo para preguntarte si has tomado ya alguna decisión respecto al asunto que nos traemos entre manos, que ya va para 4 años que lo vas posponiendo y empiezo a pensar que debería darme por vencido. Todo me hace sospechar que no me queda mucho de vida y me gustaría tener ese vis a vis que me prometiste cuando accedí a ponerme la dentadura postiza.

Atentamente,

Julián.

Estimado Julián,

Espero que al recibo de la presente te encuentres bien tú también, Dios mediante. Ya sabes que no paro de darle vueltas a este asunto, pero sigue preocupándome el qué dirán. ¿Y si mis hijos se enteran? ¿Qué van a pensar de su madre? ¡Pensarían que le falto a la memoria a su padre, que en paz descanse! Además, está el tema de la monjita que vigila los pasillos. Tu andador hace mucho ruido y no va a resultar fácil pasar desapercibido. Respecto al tema de la dentadura, no me negarás que ahora estás mucho más resultón. El martes a Josefina se le puso la piel de gallina y no fue por no abrocharte el pantalón y que asomara la colina, algo a lo que estamos empezando a acostumbrarnos, sino por lo bien que te sientan tus dientes nuevos. ¿4 años ya? ¡El tiempo pasa volando!

Recibe un saludo afectuoso,

Maite.

Amada Maite,

Disculpa que te recuerde este extremo, pero tu marido falleció hace 30 años y bien pueden entender tus hijos que le faltes a la memoria una sola vez (porque yo no estoy para muchos trotes). Además, no tienen por qué enterarse. Respecto a la monjita, si bien es cierto que parece que duerme con un vaso pegado a la puerta, también es cierto que en la Residencia podemos movernos hacia donde queramos, así que no tenemos que explicarle nada. Le diré que estoy interesado en aprender a tricotar y que tú vas a darme unas clases. Disipados tus dos temores, quedo a tu disposición para el día que tú más quieras.

Un cordial abrazo,

Julián

Julián,

Empiezo a sospechar que nuestra amistad está basada en lo que tú ya sabes. No quiero que me trates como una mujer objeto, sino como la anciana venerable que soy. Creo que nuestra relación es muy inmadura aún, yo necesito tiempo y creo que sería prematuro cualquier tipo de contacto carnal y ya sabes lo que piensa la Iglesia del sexto mandamiento…

Tuya afectuosa,

Maite

Maite,

Cásate conmigo si eso es lo que quieres. Nos casamos, pedimos una habitación doble, y se acaban todos tus problemas y tus dudas. Pero, como bien lo sabe Dios, el deseo que siento por ti empeora el funcionamiento de mi by-pass y los pocos años que pensaba que me quedaban de vida, se reducen a la mitad con cada una de tus negativas.

A tus pies, siempre,

Julián

Amado mío,

Love me forever and let forever begin to night. Sí, quiero casarme contigo.

Tuya siempre,

Maite

Maite del alma mía, luz de donde el sol la toma, hermosísima paloma privada de libertad,

Habiendo hecho firme nuestro compromiso, creo que podrías proceder a devolverme el saludo cuando nos encontramos por los pasillos de la residencia, en el comedor o en el bingo. Y, si no es mucho pedir, y aunque soy consciente de que el andador no nos dejará bailar arrimados, sería estupendo, incluso, que bailáramos juntos. ¿Para cuándo la fecha de la boda? Si tú lo ves bien, podríamos disponer los papeles hoy mismo para empezar a compartir habitación cuanto antes, ya que estamos prácticamente casados.

Tuyo amantísimo,

Julián

Julián, Julián, yo te imploro, arráncame el corazón, o ámame, porque te adoro…

Julián….

¿Julián…?

(NOTA DE LA GUIONISTA: se ve a Maite de espaldas salir de la habitación y dirigirse al cuarto de Julián; viste bata de franela rosa, zapatillas de pompón rosa y el pelo lo lleva sujeto en una larga trenza blanca. Abre la puerta de Julián entre temerosa y con la nariz detrás de la oreja (en sentido figurado))

¡¡Juliáaaaaaaaaaan!!

¿¿Qué estás haciendo con Josefina??

THE END

La foto, de Andrzej Dragan (su web: su web)
Entre líneas, la canciónAmado mío” de Pink Martini:

Anuncios

4 comentarios en “Maite y Julián

  1. 😀 Este es de mis favoritos, sí. Me enternece muchísimo los mayores que se enamoran y viven una especie de segunda adolescencia rellena de componentes que seguro que se me escapan.Besos!H

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s