Katia

Katia se queja de su suerte. Se queja de que las fresas son rojas y las moras, también. Katia se queja de su suerte porque cuando pasea hace frío y, a veces, cuando pasea, hace calor.

Katia se queja de su suerte porque le gustaría vivir en Boston, en Nueva York o en París.

Y se queja, y se queja y se requete-queja del azul del cielo, cuando el cielo es azul, del gris del cielo, cuando el cielo es gris, de la noche cerrada, cuando es de noche (cerrada), y del día abierto cuando de día es.

Se queja, se queja y se vuelve a quejar porque no quiere ir al trabajo, porque no se quiere quedar en casa, porque el sol sale por el este, y si sale por el oeste ¡también se queja!

Katia se queja de su suerte, porque no sabe nada de la suerte de su Ángel de la Guarda. Su pobrecito Ángel de la Guarda.

Los marcadores muestran un 15 a 0 a favor del Ángel. La Muerte no se lo explica: lo está haciendo todo muy bien, pero le ha tocado un contrincante cabezón. Que no, que no y que no. Que no se muere. Que sí. Que se tiene que morir. Que no, que he dicho que no se muere, y no se muere, ea. Y así llevan desde que Katia nació.

Katia se queja de su suerte pero no sabe que ha estado a punto de morir:

Ahogada
Aplastada
Asesinada
Asfixiada
Atropellada
De sobredosis
De un infarto al corazón
En el quirófano, poniéndose silicona
En el quirófano, poniéndose bótox
En el quirófano, quitándose silicona
Como rehén de un secuestro
Envenenada
Suicidada
De un ataque de hipo
De un ataque de risa.

Si Katia supiera la suerte que tiene, no se quejaría siempre de que el agua estuviera fría, estando tan caliente, de que el metro estuviera tan lleno, yendo siempre tan vacío, y de que el humo de las pipas fuera tan irrespirable que hasta oliera bien.

Pero no. Katia no lo sabe. Pobre Katia.

El cuadro, “Katia leyendo“, de Balthus, me lo descubrió mi Trasgu.
Una canción, “Ay pena, penita, pena“, en la versión de Antonio Vega

Anuncios

2 comentarios en “Katia

  1. Touché! Pero no sé por qué me da a mi que Katia somos todos, eh? Esta noche me han cantado el “Pena, penita, pena” en versión Buren; y yo me quejo de no sentir nada cuando todo es sentimiento.Besos

    Me gusta

  2. Jajaja. He cosido a Katia con retales.La versión Buren queda muy bien cuando la adereza Luisfe. Y de pronto escuchas una nana, y lo sientes. No busques en sentimentalismos estándar. Besitos!H

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s