María

María no es feliz. Tiene muchos problemas. Sí, ya sabe que sus problemas no son nada comparados con los de sus 25 vecinos nigerianos, que viven todos en un piso tan pequeño como el de ella, pero eso no le consuela. Lo cierto es que tiene muchos problemas. Su ex-marido, su hija, el trabajo… y este estúpido vicio que ya tampoco le da placer. Placer, qué palabra tan lejana en su memoria. Prefiere bajar sola a fumar. Sus compañeras no le gustan, siempre con conversaciones mundanas, siempre criticando el aspecto de Mengana o la ropa de Fulana. Aspecto, ropa… ya no se acuerda de la última vez que se miró al espejo. María prefiere bajar sola para que así la puedan criticar mejor. No le gusta su trabajo, pero lo hace lo mejor que puede, no va a arriesgarse a que la despidan de nuevo. No le gusta su trabajo, pero le gusta trabajar en este inmenso parque empresarial porque se olvida de las miserias de su barrio miserable. Porque ve gente nueva cada día, feliz, limpia. Porque su edificio, de cristales, le hace soñar con una vida de lujo a la que nunca podrá tener acceso.

Aún le duele la muñeca de la noche anterior. Su ex-marido sigue viviendo con ella, no hay dinero para otra cosa, y volvió borracho, como siempre, maldiciéndola, maldiciendo a su hija, y maldiciendo el día en que se habían conocido. ¡Cuánto más lo maldecía ella! Se cayó en la entrada, y tuvo que arrastrarlo hasta el sofá, y tumbarlo en él. Cada vez pesa más, por eso se hizo daño. No lo soporta, y no tiene más remedio que soportarlo.

María da una calada y repara en una pareja que pasa por delante suyo. Él, de traje, como todos en este recinto de empresas; ella, con falda de rayas y camisa, una versión, entre tantas, del uniforme femenino del lugar. A María, toda la gente que allí trabaja le parece igual, pero le gusta verlos pasar. Sonríen, la miran de reojo. Murmuran. Hablan de ella, y lo sabe. Un bicho raro en medio de un vergel artificial. Se van. Ella, al metro. Él, al trabajo. Dos besos. No son pareja. Mejor. Las parejas deberían estar prohibidas, sólo conllevan sufrimiento.

Eso se lo ha intentado enseñar desde muy pequeña a Carol, pero ella insiste en no hacerla caso. Cada mes, un novio, y cada vez, peor. Cuenta las horas que le faltan para que su hija le anuncie el embarazo. Aún no le ha dicho nada, pero, esas cosas, las madres las saben. Tiene 17 años y ya ha tirado su vida por la borda. Como ella. Parece que los errores van en los genes.

Una calada más y María vuelve al trabajo pensando que le gustaría tener palabras para poder explicar todo lo que ha sentido en esos 7 minutos.

El cuadro, “Madonna”, de Munch
Una peli, “Pudor”, de David y Tristán Ulloa
Una canción, “Calle melancolía”, de Joaquín Sabina

Anuncios

7 comentarios en “María

  1. Dice la canción de Albert Plá: “el mundo gira, gira y gira, y el sol brilla, brilla y brilla. ¿Crees que el mundo se detendría porque un gallo padeciera una afonía?, eso era una tontería”. Ya sabes lo de Heráclito: Panta rei, oudo meneis. Es triste este mundo tan absurdo.

    Me gusta

  2. Míralo por el lado positivo, la mayoría de las veces hay un instinto que nos empuja a seguir adelante. Hay gente con historias sórdidas (todas lo son, el dolor personal es tan subjetivo que todo tenemos derecho a pensar que nuestra propia historia es sórdida). Todo fluye, sí, y seguimos adelante.H

    Me gusta

  3. Hola Henar,Me encanta tu blog. El 90% de las veces me deja sin palabras, y mira que eso es difícil.¿Me dejas enlazarte desde Realidades Paralelas y Kikel?Besos, KPS ¿de verdad le obligaste a leer el post de la tesis doctoral? Ay madre, qué risa. Me lo estoy tratando de imaginar, pero me temo que me quedo corta…Me voy a ver el vidrio… (tengo por cierto un texto que se llama “Heraclítea”, que puede que tenga algo que ver con esto… en fin… si lo cuelgo ya te avisaré).

    Me gusta

  4. Claro, enlaza donde quieras, sólo faltaría!!! María existe, pero no sé si esa es su vida. Yo soy la de la falda de rayas, y no nos reíamos de ella, pero sí nos inventamos su vida. El de la corbata fue menos dulce…Se lo leyó y luego nos tronchábamos al teléfono. Tengo que introducir una categoría nueva: friki de manual.Beso!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s